Blanqueo de capitales: El “paso a paso” para declarar los bienes

El blanqueo ya se encuentra en pleno funcionamiento. En efecto, hasta el 31 de marzo de 2017, se podrá efectuar la declaración patrimonial de tenencia de moneda nacional, extranjera y demás bienes en el país y en el exterior, a través del sitio web de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

A fin de simplificar la tarea, el organismo a cargo de Alberto Abad publicó un extenso instructivo en donde explica todos los secretos que deben tenerse en cuenta a la hora de confecionar la declaración.

En la declaración se deberá realizar la individualización de los bienes a declarar y su valuación, mediante la confección del formulario de declaración jurada F. 2009. La presentación de dicho formulario implicará el reconocimiento de la existencia y la valuación de los bienes declarados.

Blanqueo de capitales

El acogimiento al régimen voluntario y excepcional de blanqueo de capitales permite exteriorizar moneda nacional, extranjera y demás bienes en el país o en el exterior, abonando un impuesto especial cuya alícuota depende del caso específico.

El régimen permite que los bienes sean repatriados o que sigan en el exterior. Asimismo, este régimen, ofrece la posibilidad de invertir las tenencias o valores declarados en Fondos Comunes de Inversión, destinados al financiamiento de la economía real, o a suscribirlos en forma originaria a títulos públicos que emitirá el Poder Ejecutivo.

Es requisito para el acogimiento, la constitución y el mantenimiento, del domicilio fiscal electrónico.

Asimismo, se debe declarar y mantener actualizado ante el fisco nacional el domicilio fiscal y los domicilios de los locales y establecimientos, de corresponder; como también poseer actualizado en “Sistema Registral” el código relacionado con la actividad que desarrolla.

También se debe informar una dirección de correo electrónico y un número de teléfono particular, ingresando con clave fiscal a Sistema Registral, en el menú Registro Tributario, opción”‘Administración de e-mails” y “Administración de teléfonos”.

¿Cómo son valuados los bienes?

Las tenencias de moneda y bienes expresados en moneda extranjera, deben valuarse en moneda nacional, teniendo en cuenta la cotización tipo comprador de la moneda extranjera que corresponda del Banco de la Nación Argentina, vigente a la fecha de preexistencia de los bienes.

En el caso de acciones, participaciones, partes de interés o beneficios en sociedades, fideicomisos, fundaciones, asociaciones o cualquier otro ente constituido en el país o exterior, se valúan en relación al valor proporcional que representen sobre el total de los activos del ente.

Cuando se trate de acciones, títulos públicos y demás títulos valores, que coticen en bolsas o mercados —en el país o en el exterior— deben valuarse al último valor de cotización o último valor de mercado en el supuesto de cuotas partes de fondos comunes de inversión, a la fecha de preexistencia de los mismos.

Los bienes inmuebles se valúan a valor de plaza vigente a la fecha de preexistencia y dicha valuación tendrá vigencia por el término de 120 días corridos contados desde la fecha de emisión de la constancia que se establece a continuación. A efectos de la valuación de los mismos, deberá considerarse lo siguiente:

– Bienes inmuebles ubicados en el país: la valuación del bien a valor de plaza deberá surgir de una constancia emitida y suscripta por un corredor público inmobiliario, el que deberá estar matriculado ante el organismo que tenga a su cargo el otorgamiento y control de las matrículas en cada ámbito geográfico del país, la que podrá suplirse por la emitida por una entidad bancaria perteneciente al Estado Nacional, Provincial o a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Asimismo, la correspondiente valuación deberá ser ratificada por el corredor público inmobiliario o la entidad bancaria oficial, según se trate, a través del sitio web de la AFIP, con clave fiscal con nivel de seguridad 3 como mínimo.

– Bienes inmuebles ubicados en el exterior: la valuación debe surgir de dos constancias emitidas por un corredor inmobiliario, una entidad aseguradora o bancaria, todos del país respectivo, las cuales deberán ser suministradas por el declarante al presentar la declaración jurada de exteriorización.

A los fines de la valuación, el valor a computar será el importe mayor que resulte de ambas constancias.

Respecto de los bienes de cambio, los mismos se valuarán a la fecha de preexistencia de los bienes.

Sobre qué recae el nuevo impuesto, y cómo se determina su monto?

Se crea un impuesto que recae sobre los bienes que se declaren voluntaria y excepcionalmente. El mismo se determina sobre el valor de los bienes en moneda nacional, según la valuación mencionada anteriormente para cada caso específico.

A su vez se establecen las siguientes alícuotas:
– Bienes inmuebles en el país y/o exterior: 5 %
– Bienes, incluidos inmuebles, que en su conjunto sean de un valor menor a $ 305.000: 0%
– Bienes, incluidos inmuebles, que en su conjunto sean de un valor que supere la suma de $ 305.000 pero menor a $800.000: 5%
Si el total de los bienes declarados, supera la suma de $800.000 sobre el valor de los bienes que no sean inmuebles:
– Los declarados antes del 31 de diciembre de 2016 inclusive: 10%
– Los declarados a partir del 1° de enero de 2017, hasta el 31 de marzo de 2017 inclusive: 15%
La cancelación del impuesto especial se efectuará mediante la utilización, en forma separada o conjunta, de los siguientes medios de pago:
– Transferencia electrónica de fondos.
– Títulos “BONAR 17” y/o “GLOBAL 17”.

– Transferencia bancaria internacional: la cancelación del impuesto especial se podrá realizar desde el exterior.

La falta de pago del impuesto especial dentro de los plazos fijados, privará al sujeto que realiza la declaración voluntaria y excepcional de la totalidad de los beneficios previstos por la Ley 27.260.

En el caso que la AFIP detectara cualquier bien o tenencia que les correspondiera a los sujetos que efectúen la declaración voluntaria y excepcional e ingresen el impuesto especial, a la fecha de preexistencia de los bienes, que no hubiera sido declarado mediante el sistema, privará al sujeto que realiza la declaración voluntaria y excepcional de los beneficios y procederá: si el valor de las tenencias y bienes no exteriorizados resulta menor $305.000, o al equivalente al 1% del valor del total de los bienes exteriorizados, el que resulte mayor, a determinar de oficio el o los impuestos omitidos respecto de las tenencias y bienes detectados, a la tasa general de cada gravamen, con más sus accesorios y sanciones que correspondan, lo cual no provocará el decaimiento de los beneficios respecto de los bienes exteriorizados;

Si el valor de las tenencias y bienes no exteriorizados supera el importe calculado conforme lo previsto en el inciso anterior, se dan por decaídos los beneficios respecto de la totalidad de los bienes exteriorizados.

Fuente: Infobae